Adiós a una leyenda.


El pasado jueves 1 de junio falleció a los 94 años de edad Roberto De Vicenzo; el jugador que más contribuyó al crecimiento del golf latinoamericano.

De Vicenzo nació el 14 de abril de 1923 en Chilavert, Villa Balleste (Argentina), en el seno de una familia con muy pocos recursos. De los 2 a los 17 años vivió en Villa Pueyrredón, muy cerca del Club Deportivo Central Argentino, donde comenzó su interés por el golf. Saca pelotas de los lagos para venderlas y ayudar a su familia, fue cadi como lo eran sus hermanos y aprendió a jugar. Después se mudó cerca del Ranelagh Golf Club, ubicado más al sur, donde viviría por más de 70 años.

Comenzó su carrera como profesional con tan solo 15 años de edad, en 1938; desde entonces hasta 1995, cuando fue su retiro, De Vicenzo obtuvo 231 torneos, jugando en los 5 continentes.

Su carrera es descomunal, es el jugador con más victorias en la historia del golf (231). En Latinoamérica ganó en todos los países donde hubiera un campo de golf, de México a la Patagonia. En el Tour Europeo ganó en nueve ocasiones, entre ellas el Abierto de Alemania, el de España y tres veces el de Francia. Logró 6 victorias en el PGA Tour.

 

En su adorada Argentina, De Vicenzo ganó en 131 ocasiones y se dio el lujo de ser el mayor ganador de los dos torneos más importantes de ese país, el Abierto de la República (10 veces) y del Campeonato Argentino de Profesionales (16 victorias), la última de ellas, a los 62 años, en 1985.

Después de cumplir los 50 años, De Vicenzo siguió ganando y dejó el listón muy alto, ganando dos majors en el Champions Tour: primero, el Senior PGA Championship, en 1974 y luego tuvo el honor de triunfar en la primera versión del US Senior Open, que se jugó en Wingend Foot Golf Club, en Nueva York. Fue el único jugador que bajó el par del campo: 285 golpes (-3), con cuatro de ventaja a William C. Campbell.

Después de cumplir los 50 años, De Vicenzo siguió ganando y dejó el listón muy alto, ganando dos majors en el Champions Tour: primero, el Senior PGA Championship, en 1974 y luego tuvo el honor de triunfar en la primera versión del US Senior Open, que se jugó en Wingend Foot Golf Club, en Nueva York. Fue el único jugador que bajó el par del campo: 285 golpes (-3), con cuatro de ventaja a William C. Campbell.

 

Sin duda toda una inspiración para aquellos que practicamos éste bello deporte.

 

Con información de El Universal y El Tiempo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *